Los Entremeses de Cervantes

Tener la oportunidad de representar un texto clásico es un regalo que hay que aprovechar bien. Desde hace un par de días estamos en el Centro Teatral Escalante de Valencia representando dos de los Entremeses de Cervantes: La Cueva de Salamanca y El Retablo de las Maravillas. Como actor es un lujo poder encarnar estos personajes tan universales. Es todo un reto enfrentarse a unos diálogos tan endiablados pero a la vez tan geniales. Es curioso cómo esas palabras que al principio resultan tan lejanas, poco a poco se van acomodando en ti; o mejor dicho tú en ellas. Como unos zapatos que te aprietan un poco y después de unas cuantas puestas parecen hechos a medida. 

Como no sé muy bien cómo acabar de describir esta experiencia, mejor os dejo unas palabras citando a el autor de los autores:

"A lo que vuestra merced, Señor Gobernador, me pregunta de los poetas, no le sabré responder; porque hay tantos que quitan el sol, y todos piensan que son famosos. Los poetas cómicos son los ordinarios y que siempre se usan, y así no hay para qué nombrallos."

El Retablo de las Maravillas  

Miguel de Cervantes - 1615

 

image.jpg